Centolla

En su trono de ocho patas las centollas desfilan por el fondo marino recorriendo largas distancias. Bajo las aguas estos crustáceos se mueven con agilidad y espantan a los depredadores con sus amenazantes tenazas.

La reina de los mares australes pierde su corona tan pronto una trampa la lleva hasta la superficie. Su caparazón es sensible a los rayos solares y en su desesperación se come por dentro. Para evitar esta descomposición interna, los pescadores hierven rápidamente las centollas una vez capturadas.

En los mares de la Patagonia Norte las carnes de este apetecido crustáceo se tornan más dulces que en otras latitudes porque en su alimentación incorpora los nutrientes que aportan los ríos que se descuelgan de los glaciares.

Nombre Cientifico: Lithodes santolla, también conocida como centolla magallánica, centolla austral, y centolla chilena.

Es un crustáceo que habita el lecho marino de las frías aguas de la Patagonia, en la costa chilena en especial desde Valdivia hasta el Cabo de Hornos, así como también en el sur de la Argentina.

Vive en la zona bentónica, generalmente en profundidades de hasta 150 m, pero se la ha encontrado ocasionalmente hasta los 600 m de profundidad.